Thursday, January 25, 2007

Parque Nacional Talampaya, prov. de La Rioja


Ubicación: Se ubica en el centro oeste de la Provincia de La Rioja.

Superficie: 215.000 hectáreas

Creación: Se creó en 1975, teniendo como objetivos centrales la conservación de los importantes yacimientos paleontológicos y arqueológicos presentes en el lugar.

Talampaya ocupa las serranías bajas del oeste riojano, exponiendo notables procesos erosivos que forman cañadones de rectos y altos paredones, como el del río Talampaya y los que se aprecian en Los Cajones. Además existen amplios sectores casi desprovistos de vegetación, denominados huayquerías, en donde se destacan la presencia de unas pocas hierbas carnosas como la verdolaga.





La vegetación es arbustiva, rala y achaparrada. Entre las plantas características de estos desiertos, se encuentran el retamo, prácticamente sin hojas, que realiza la fotosíntesis a través de sus tallos verdes; las jarillas de follaje brillante y resinoso; la brea, un arbolito de típica corteza lisa y verde, que tiene un hermoso aspecto cuando se cubre de flores amarillas en primavera; y, en los faldeos serranos, la chica, un arbolito endémico de La Rioja, San Juan y San Luís. Otras plantas habituales de la zona son las cactáceas, como los "puquis" y varios cardones. Sobre los cauces temporarios podemos encontrar bosques abiertos con majestuosos algarrobos y, en Los Cajones, molles de beber.

La fauna tiene algunos integrantes de frecuente observación. Los zorros grises, la chuña de patas negras y la calandria mora son comunes en las inmediaciones de la entrada al área. Los altos paredones rojizos son utilizados como apostaderos por aves rapaces, por ejemplo el cóndor andino, el águila mora y el halcón peregrino; también son la morada de un roedor: el chinchillón.





Entre las especies silvestres presentes en Talampaya merecen destacarse varias exclusivas de la Argentina. Es el caso entre las aves del gallito arena o "pampa-guanaco", el canastero rojizo y el cacholote pardo; un mamífero como el pichi-ciego o "intiquirquincho", pequeño armadillo de hábitos subterráneos, y entre los vegetales el retamo, la chica y la verdolaga.




Talampaya e Ischigualasto, reserva provincial sanjuanina lindante, constituyen en conjunto un sitio de gran importancia mundial por la abundancia de fósiles. En las últimas décadas han ganado notoriedad científica por contener yacimientos paleontológicos que abarcan casi la totalidad del período Triásico, época del surgimiento de los dinosaurios.




Así, una de las especies más notables descubiertas en Talampaya es Lagosuchus talampayensis, que vivió en el lugar hace 250 millones de años, en el comienzo del Triásico, y que representa a uno de los primeros dinosaurios que habitaron en la tierra. Otro de los hallazgos importantes en el área es el de tortugas fósiles, como Palaeocheris talampayensis, con una antigüedad de 210 millones de años.



2 comments:

Pablito Piris said...

Que increible como la natualeza moldeo esos cerros riojanos, es como si Dios con paciencia ha soplado durante varios años para crear tal maravilla... y en Jujuy parece como si hubiese afinado el pincel y dado color a las montañas.
Un abrazo

Charly Karl said...

Así es Pablito, la naturaleza es sabia...

Un abrazo!